A quien va dirigida

LA HOMEOPATÍA se puede dar a todas las edades y condiciones ya que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios.

Embarazadas: náuseas, vómitos, alteraciones circulatorias, infecciones, etc.

Bebés: cólicos del lactante, protección vacunal, infecciones respiratorias (bronquiolitis …)

Niños: Patologías infecciosas ORL (otitis, amigdalitis, laringitis …), respiratorias (resfriados, bronquitis), problemas digestivos, piel (dermatitis atópica), insomnio

Adolescentes: Cansancio, déficit de concentración, falta de motivación, tristeza …

Adultos y ancianos: Infecciones diversas, alergias, digestivo, circulación (hemorroides, varices), depresión, migraña, artrosis, artritis, cervicalgias, lumbalgias …

La Homeopatía nos permite, teniendo en cuenta la tipología, el temperamento y el terreno, hacer diagnósticos de la persona enferma, pero también, hacer un diagnóstico de la persona en un momento determinado, en estado de salud, y podernos anticipar a su predisposición a evolucionar clínicamente de una manera determinada (MEDICINA PREVENTIVA). Al nacer, comienza nuestra relación con el entorno y, la exposición a agentes infecciosos, vacunaciones, agresiones externas de todo tipo, y entra en acción el sistema inmunitario. En caso de un desequilibrio de este sistema inmunitario, para tratar infecciones virales agudas y crónicas por diferentes virus: VRS, herpes simple y zoster, EBV, CMV (mononucleosis), hepatitis; alergias, autoinmunidad o en el tratamiento del cáncer (quimioterapia), nos será de gran ayuda la MICROIMMUNOTERAPIA.