Intolerància alimentària i disbiosi intestinal

intolerància alimentària
Intolerància alimentària. Cada vegada més persones consulten per problemes digestius i la possibilitat de patir algun tipus d’intolerància alimentària. La flora que resideix en un individu sa (microbiota) té moltes funcions importants: actua prevenint la invasió de microorganismes patògens, millorant la funció de les cèl.lules intestinals, reforçant el Sistema Immunitari, sintetitzant vitamines i proteïnes,etc. Es defineix com a “disbiosi” qualsevol canvi quantitatiu o qualitatiu en la composició de la microbiota resident en el nostre organisme en relació a la que existeix en un individu sa. Aquests canvis en l’organització de la microbiota poden ser responsables de respostes errònies del Sistema Immunològic. Les al.lèrgies i sensibilitats alimentàries poden ser un component important en malalties greus com l’artritis, el síndrome de fatiga crònica, la fibromiàlgia, malalties autoimmunes intestinals entre d’altres, a on l’exposició crònica als al.lergens pot exacerbar la patologia i obstaculitzar els processos de curació del cos. El tracte gastrointestinal és la zona del nostre organisme més exposada a antígens externs. Per aquesta raó, resulta essencial que el Sistema Immunològic que actua en aquest lloc ho faci de manera regulada i precisa, essent capaç de crear tolerància davant d’antígens ingerits en la dieta, mentre reconeix i posa en marxa una resposta adequada en front a agents externs que puguin ser nocius. La microbiota juga un paper essencial en aquest procés immunològic. En models animals s’ha vist que la funció d’algunes cèl·lules del sistema de defensa es veu compromesa quan no existeix la flora resident habitual i que es pot restablir quan és restaurada. També s’ha demostrat que aquests microorganismes residents poden reduir processos inflamatoris locals en el lloc on es troben i contribuir a mantenir la funció de barrera tan necessària, per exemple a nivell intestinal amb la finalitat d’evitar infeccions bacterianes i malaltia inflamatòria intestinal. Actualment es pot fer un estudi complet de disbiosi intestinal mitjançant tècniques de laboratori a partir d’una mostra de femtes i de sensibilitat alimentària mitjançant biorresonància. Cada vez más personas consultan por problemas digestivos y la posibilidad de sufrir algún tipo de intolerancia alimentaria. La flora que reside en un individuo sano (microbiota) tiene muchas funciones importantes: actúa previniendo la invasión de microorganismos patógenos, mejorando la función de las células intestinales, reforzando el sistema inmunitario, sintetizando vitaminas y proteínas, etc. Se define como «disbiosis» cualquier cambio cuantitativo o cualitativo en la composición de la microbiota residente en nuestro organismo en relación a la que existe en un individuo sano. Estos cambios en la organización de la microbiota pueden ser responsables de respuestas erróneas del Sistema Inmunológico. Las alergias y sensibilidades alimentarias pueden ser un componente importante en enfermedades graves como la artritis, el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, enfermedades autoinmunes intestinales entre otros, donde la exposición crónica a los alérgenos puede exacerbar la patología y obstaculizar los procesos de curación del cuerpo. El tracto gastrointestinal es la zona de nuestro organismo más expuesta a antígenos externos. Por esta razón, resulta esencial que el Sistema Inmunológico que actúa en este lugar lo haga de manera regulada y precisa, siendo capaz de crear tolerancia frente a antígenos ingeridos en la dieta, mientras reconoce y pone en marcha una respuesta adecuada frente a agentes externos que puedan ser nocivos. La microbiota juega un papel esencial en este proceso inmunológico. En modelos animales se ha visto que la función de algunas células del sistema de defensa se ve comprometida cuando no existe la flora residente habitual y que se puede restablecer cuando es restaurada. También se ha demostrado que estos microorganismos residentes pueden reducir procesos inflamatorios locales en el lugar donde se encuentran y contribuir a mantener la función de barrera tan necesaria, por ejemplo a nivel intestinal con el fin de evitar infecciones bacterianas y enfermedad inflamatoria intestinal. Actualmente se puede hacer un estudio completo de disbiosis intestinal mediante técnicas de laboratorio a partir de una muestra de heces y de sensibilidad alimentaria mediante bioresonancia.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Anna Maria Camps Puig.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll to Top
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad