Sistema Inmunitario

Es el conjunto de estructuras y procesos biológicos, en el interior de un organismo, que lo protege contra enfermedades, identificando y eliminando todo lo que le pueda ser perjudicial. Detecta una amplia variedad de agentes y necesita distinguirlos de las propias células y tejidos sanos del organismo para funcionar correctamente.

Ante aquellas situaciones en que se altera la correcta homeostasis de algún órgano debido a una infección, daño de tejidos, etc. el SI, puede poner en marcha dos líneas de defensa de especificidad creciente: la respuesta inmunitaria innata y la respuesta inmunitaria adquirida o adaptativa.

La respuesta innata ofrece una respuesta inmediata pero inespecífica. Si este tipo de respuesta no es suficiente se pondrá en marcha también la respuesta adquirida donde el SI adapta esta respuesta para que sea lo más específica posible, mejorando en el reconocimiento del agente patógeno. Los principales tipos celulares son los linfocitos B y los linfocitos T.

Estos dos tipos de respuesta actúan de manera coordinada con el objetivo de obtener un respuesta óptima. Por lo tanto, cualquier alteración en su regulación puede conducir a perpetuar una enfermedad, sea inflamatoria, infecciosa, alérgica o autoinmune.